Skip to main content

Coyotes de Arizona esperan jugar hockey muy pronto en México


Los Coyotes son el 1er equipo de la NHL en la historia con un dueño mayoritario latino, Alex Meruelo, y un presidente que nació en México, Xavier Gutiérrez,

Jose M. Romero  |  Arizona Republic | La Voz

Read in English

Cuando se trata de los juegos de exhibición de la NHL, los Coyotes de Arizona apenas han tenido la oportunidad de participar.

Son uno de los pocos equipos que nunca han sido parte de un juego de Winter Classic o Stadium Series, eventos que la liga ha organizado anualmente desde 2008, con la excepción de 2013 debido a una disputa laboral esa temporada.

Hay una variedad de teorías sobre por qué los Coyotes no son considerados. Pero mientras la NHL se prepara para sus dos juegos NHL Outdoors en Lake Tahoe en el norte de Nevada este fin de semana, el presidente y director ejecutivo del equipo, Xavier Gutiérrez, espera que los Coyotes puedan ser uno de los equipos elegidos para jugar en el país donde la NHL nunca ha tenido un juego: México.

"Eso es algo que es muy importante para mí", dijo Gutiérrez, "porque creo que la expansión internacional a Latinoamérica, a México, es una oportunidad increíble. Y lo has visto en la NBA, lo has visto en la NFL, lo has visto en las Grandes Ligas. Creo que la NHL tiene la oportunidad de hacer eso y queremos estar a la vanguardia ".

La NHL tiene un historial de disputar juegos en el extranjero. La liga ha celebrado juegos de temporada regular en Suecia y la República Checa, varias zonas horarias fuera de América del Norte, desde 2017, poniendo esas visitas en pausa en 2020 debido a la pandemia de COVID-19.

La NHL también ha tenido partidos en Japón, China y Puerto Rico. Los Coyotes jugaron dos partidos en Praga en octubre de 2010, pero no han participado en un estadio o juego al aire libre.

Un partido en la Ciudad de México tendría sentido. Los Coyotes son el primer equipo de la NHL en la historia con un dueño mayoritario latino, Alex Meruelo, y un presidente que nació en México, Xavier Gutiérrez,

Ningún equipo de la NHL está ubicado más cerca geográficamente de la frontera mexicana que los equipos del sur de California y los Coyotes. Y si no los Los Angeles Kings o los Anaheim Ducks, los Vegas Golden Knights serían un oponente sensato, ya que los cuatro mercados del suroeste tienen una gran población mexicana y mexicoamericana.

Los Phoenix Suns han disfrutado de exitosos viajes a la Ciudad de México para los partidos de la temporada regular de la NBA. Los Diamondbacks de Arizona han celebrado partidos en México, y los Cardinals de Arizona también han jugado en la Ciudad de México.

Los Coyotes están tratando de aprovechar la base de fanáticos latinos en el Valle en una medida que la franquicia nunca lo ha hecho antes, y un juego o serie en México, con solo una o dos horas de diferencia de tiempo dependiendo de la época del año, podría haberlo hecho. un efecto duradero en esos esfuerzos.

Además, es un territorio desconocido para la NHL.

Si bien Gutiérrez admitió estar decepcionado de que los Coyotes no fueran considerados para Lake Tahoe este fin de semana, dijo que esos juegos especiales son el tipo de cosas de las que la organización quiere ser parte. Dos de los rivales de la división de Arizona juegan el sábado por la tarde cuando Colorado Avalanche y Vegas se enfrenten junto al lago. Al día siguiente, los Boston Bruins y los Philadelphia Flyers juegan entre ellos.

"Le hemos dejado en claro a la liga que entendemos lo que significan esas experiencias de entretenimiento", dijo Gutiérrez. "Tengo que darle mucho crédito a la NHL, que en medio de esta pandemia, (Tahoe) es lo que pensaron. Y creo que es una idea increíble".

El entrenador en jefe de los Coyotes, Rick Tocchet, dijo que esos juegos especiales significarían mucho para los jugadores. Participó en un juego de leyendas del Winter Classic jugado en Heinz Field en Pittsburgh a fines de 2010.

"Cada jugador debería experimentarlo, es muy divertido", dijo Tocchet. "Quizás algún día nuestros jugadores puedan experimentar eso".

Traducción: Javier Arce